lunes, 18 de abril de 2011

EN TIEMPOS DIFÍCILES, HABRÁ SUSTENTO PARA EL PUEBLO DE DIOS




Anoche tuve un sueño peculiar,me encontraba en un graaaan almacén este era subterráneo o escondido y muy grande,allí vi estivas altísimas de cajas con toda clase de alimentos,y comida enlatada y muuuchas cajas de agua,recuerdo muy bien un estante en el que al pasarle por el frente el olor me hizo detenerme y mirar ummmm era pan recién horneado cortadito en trozos,en aquel gran almacén habían personas trabajando a toda prisa,eran hombres, habian escaleras con ruedas que alcanzaban las partes mas altas y las personas q allí habían al parecer ni me veian o estarían tan atareados que no se detenían,era como si alguien me hubiera llevado a este lugar para que supiera que existía,recuerdo escuchar unos auto-parlantes y la persona que hablaba a través de el dictaba artículos de unas listas con el nombre de la persona a quien se le entregaría esta "compra",rápidamente estos hombre buscaban los artículos y los acomodaban encima de unos rieles con ruedas listos para ser entregados,sabia que el lugar o almacén estaba escondido y que muy pocos sabían de el,todo estaba muy muy limpio y organizado,lo mas que me impresiono fue que al mirar por la grandiosa puerta de entrada a aquel almacén lo que vi fue NUBE! Dios mio sera que ya todo esta preparado y Dios quiso mostrarlo para que Su pueblo aumente su fe? Para que sepan que si han sido obedientes aun lo poquito sera multiplicado! si es asi como lo vi,entonces

EL CIELO ESTA PREPARADO TODO ESTA LISTO,LOS ÁNGELES TAMBIÉN,EL PUEBLO FIEL DE DIOS NO PASARA NECESIDAD!!!

Ultimamente estamos viendo como las naciones están siendo sacudidas financieramente. Sin importar si son naciones desarolladas o en vías de desarrollo, nada pareciera poder evitar el debacle económico mundial. Realmente los tiempos que se pronostican no son los mejores financieramente hablando.

En medio de semejante desastre vivimos usted y yo que somos parte del Pueblo de Dios y redimidos por la sangre de Cristo. Como pueblo de Dios necesitamos tener un norte espiritual de donde aferrarnos para saber como atravesar victoriosos este tiempo dificultoso. El norte espiritual, la guía, es ni mas ni menos la Palabra de Dios. Allí tenemos reservas espirituales para sobrevivir y sobreabundar ante el tiempo de adversidad.

La Biblia habla en muchos pasajes acerca del hambre, de los cuales mencionaré algunos y tambien de las promesas de Dios para esos tiempos. Todo esto nos ayudara a obtener luz y saber cómo movernos espiritualmente en los dificiles tiempos que vivimos y los que estan por acontecer.


I. Los tiempos de dificultad financiera no son nada nuevo bajo el sol.
Desde los tiempos primitivos, en diferentes épocas y situaciones, el hambre siempre ha estado presente en este mundo. Algunos pasajes bíblicos son:

1.Génesis 12:10 En los días de Abraham
[ Abram en Egipto ] Hubo entonces hambre en la tierra, y descendió Abram a Egipto para morar allá; porque era grande el hambre en la tierra.

2. Génesis 26:1 En los días de Isaac
[ Isaac en Gerar ] Después hubo hambre en la tierra, además de la primera hambre que hubo en los días de Abraham; y se fue Isaac a Abimelec rey de los filisteos, en Gerar.

3. Génesis 41:27 En los tiempos de José
También las siete vacas flacas y feas que subían tras ellas, son siete años; y las siete espigas menudas y marchitas del viento solano, siete años serán de hambre.
Génesis 41:30
Y tras ellos seguirán siete años de hambre; y toda la abundancia será olvidada en la tierra de Egipto, y el hambre consumirá la tierra.
Génesis 41:31
Y aquella abundancia no se echará de ver, a causa del hambre siguiente la cual será gravísima
Génesis 41:36
Y esté aquella provisión en depósito para el país, para los siete años de hambre que habrá en la tierra de Egipto; y el país no perecerá de hambre.

4.Rut1:1 En los tiempos de Rut
[ Rut y Noemí ] Aconteció en los días que gobernaban los jueces, que hubo hambre en la tierra. Y un varón de Belén de Judá fue a morar en los campos de Moab, él y su mujer, y dos hijos suyos.

5. 2 Samuel 21:1 En los dias de David
[ Venganza de los gabaonitas ] Hubo hambre en los días de David por tres años consecutivos. Y David consultó a Jehová, y Jehová le dijo: Es por causa de Saúl, y por aquella casa de sangre, por cuanto mató a los gabaonitas.

6. 1 Reyes 18:2 En los días del profeta Elías
Fue, pues, Elías a mostrarse a Acab. Y el hambre era grave en Samaria.

7. 2 Reyes 4:38 En los días del profeta Eliseo
[ Milagros en beneficio de los profetas ] Eliseo volvió a Gilgal cuando había una grande hambre en la tierra. Y los hijos de los profetas estaban con él, por lo que dijo a su criado: Pon una olla grande, y haz potaje para los hijos de los profetas.

8. Hechos 11:28 En los tiempos de la Iglesia Primitiva
Y levantándose uno de ellos, llamado Agabo, daba a entender por el Espíritu, que vendría una gran hambre en toda la tierra habitada; la cual sucedió en tiempo de Claudio.

El hambre es un espíritu que responde cuando se lo menciona o llama por su nombre
El hambre tiene una causa espiritual, mas allá de lo natural:

2 Reyes 8:1
[ Los bienes de la sunamita devueltos ] Habló Eliseo a aquella mujer a cuyo hijo él había hecho vivir, diciendo: Levántate, vete tú y toda tu casa a vivir donde puedas; porque Jehová ha llamado el hambre, la cual vendrá sobre la tierra por siete años.

Piense por un instante en lo siguiente: Las personas y las cosas tienen un nombre para ser identificadas y conocer cuál es su función o manera de operación. Aquí el relato nos dice que el hambre cuando fue llamado, vino sobre la tierra, es decir, respondió al llamado de alguien. El hambre es un ente o espíritu que tiene un nombre que lo caracteriza y puede responder, a) cuando se lo llama para que venga o b) para que se vaya. La Biblia dice que nuestro Señor tiene un nombre que es sobre todo nombre. ¡Nuestro Dios es superior a todo espíritu de hambre!

Está directamente asociado con el enemigo, el maligno o el mal :

Deuteronomio 28:48
servirás, por tanto, a tus enemigos que enviare Jehová contra ti, con hambre y con sed y con desnudez, y con falta de todas las cosas; y él pondrá yugo de hierro sobre tu cuello, hasta destruirte.

PROMESAS DE DIOS, PARA SU PUEBLO, EN TIEMPOS DE HAMBRE

Los tiempos de necesidad comienzan a transformarse en tiempos de oportunidad, cuando el pueblo de Dios comienza a darse cuenta que "... no solo de pan vivira el hombre, mas de todo lo que sale de la boca de Jehova vivira el hombre" (Deuteronomio 8:3). Existen promesas de Dios para creerlas en todo tiempo, pero aplicarlas especialmente en los tiempos de hambre. Veamos cuales son algunas de las tantas que hay:

1. Job 5:20
En el hambre te salvará de la muerte, Y del poder de la espada en la guerra.

2. Job 5:22
De la destrucción y del hambre te reirás, Y no temerás de las fieras del campo;

3. Salmos 33:19
Para librar sus almas de la muerte, Y para darles vida en tiempo de hambre.

4. Salmos 37:19
No serán avergonzados en el mal tiempo, Y en los días de hambre serán saciados.

5. Ezequiel 36:29
Y os guardaré de todas vuestras inmundicias; y llamaré al trigo, y lo multiplicaré, y no os daré hambre.

Si usted es un cristiano, redimido por la sangre de Cristo y caminando en fidelidad, no tiene porque temer ni desesperarse en los tiempos de hambre. ¡El Señor está de su lado!
En estos tiempos de hambre que se levantan a pasos agigantados, a nivel mundial, de lo unico que debemos temer es a vivir lejos o apartados de la Casa del Padre. Esta expresion "la Casa del Padre" implica mucho mas que congregarse, se refiere especificamente a vivir bajo la cobertura poderosa y amorosa del Padre Celestial, como lo enseña el Salmo 91. Alli hay seguridad, protección y provisión para todos.

El deseo de Dios es que seamos esa clase de hijos,cristianos y siervos que por nada del mundo dejemos de estar bajo la cobertura de su Casa, de Su presencia, de Su uncion, de Su gloria. ¡Esa es la unica manera de transformar los tiempos de hambre, necesidad y escasez en tiempos de oportunidad para ver la Gloria de Dios manifestada y hacercer real en nuestras vidas!

Dios les bendiga,con todo mi amor y respeto, Leillian Rivera